Trabajar con el enemigo y cómo superarlo

Compartir este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Puede sonar a nombre de película o de libro, pero lo cierto es que “trabajando con el enemigo” es la perfecta descripción de la realidad, para más personas de las que quizás te imaginas.

Y es que no son pocas las historias que llegan a nuestros oídos, sobre todo a los míos, cuando hace años trabajé como psicóloga clínica.

Una tarde mientras esperaba a mi próximo paciente sentada frente al escritorio, a días de cumplir tres años brindando atenciones psicológicas en dos centros médicos, vino a mí una reveladora reflexión :

“Aproximadamente el 90 % de adultos
que me consultaron en ese período,
lo hicieron por problemas en el trabajo,
ya fuera con sus jefes o sus compañeros”.

Eso me reveló algo muy profundo, real y certero.

A partir de ese momento comprendí que la raíz de un importante problema y muchas personas afectadas estaban en el mismo lugar y surgió en mí la necesidad de dejar las intervenciones individuales y dirigirme a grupos de personas en sus lugares de trabajo.

Tras siete años de experiencia en el mundo empresarial, realizando programas y actividades de bienestar y felicidad, puedo decir que “los enemigos” no son sólo los jefes y los compañeros de trabajo.


¿Quién es el enemigo?

Lo primero que recomiendo hacer antes de actuar, es ubicar al enemigo.
Sólo así es posible generar e implementar estrategias adecuadas que permitan salir adelante; superarlo.

En base a mis conocimientos y experiencias al interior de la organización puede haber 4 enemigos:


1.- Un@ mism@

Cuando dicen que tu mente puede ser tu peor enemiga, es cierto.
Esto tiene que ver con nuestra esfera psicológica, vale decir, depende del estado de la psiquis de cada un@.

El grado de autoexigencia, los miedos, las metas y nuestra calidad de pensamientos, influirán en cómo percibimos el mundo.

Si nuestra mente está contaminada podemos ver amenazas donde realmente nos las hay, y finalmente hacer que lo malo suceda. En psicología se llama “profecía autocumplida”.


2.- Jefes / Dueños

Has escuchado la frase “las personas no renuncian a las empresas sino a los malos jefes”. Pues no por nada, se ha hecho tan popular a lo largo del tiempo.

Entre sus malas prácticas se habla mucho de acoso. No me quiero referir solo al más conocido y grave, que es el acoso sexual, sino también al acoso más amplio.

El más común y bastante dañino, es cuando el jefe no tiene límite.
Sienten qué porque pagan, disponen de las vidas y todo el tiempo de l@s demás.


3.- Compañer@s de trabajo

En la vida es normal que no le agrademos a tod@s, pero en el trabajo esto puede significar un impedimento para sentirte y trabajar bien.

De nuestra área, o más lejano, nos puede causar daño y generar problemas innecesarios.


4.- Empresa

A veces la organización y su forma de hacer las cosas, es la culpable de hacer sentir atacada a las personas que están en ella, y son el enemigo número uno.

En muchas organizaciones las personas no se sienten escuchadas o valoradas. Es mas, guardan opiniones y silencian abusos por temor a ser despedid@s. Esto genera pésimas prácticas y resultados.


Algunas ideas para superarlo:

> Cuando el enemigo es un@ mism@ lo más recomendable es calmarse y tomar control de la situación, limpiando nuestra mente y pensamientos.
Solo así no seremos una amenaza, sino nuestr@ mejor aliad@.

> Cuando el enemigo es el jefe, se trata de una de las situaciones más complejas, porque muchas veces el comportamiento de las personas al interior de la empresa estará condicionad@. Al jefe gran número de veces no se le pueden comunicar las molestias por temor a consecuencias negativas.

Si decides hacerlo debes asumir el riesgo que conlleva y luego, buscar a la persona que pueda hacer de puente o mediador entre tus pensamientos/percepción y quien las produce.

> Cuando los enemigos son los compañeros de trabajo, focalízate en ti y en tus acciones. Así tomas el control de la situación y a través de tu propio esfuerzo y concentración podrás canalizar positivamente esa molestia, restándole poder.

El hecho de prestarte más interés a ti que a los demás te permite liberarte del estrés y sacar afuera tu mejor versión.

> Cuando el enemigo es la empresa, es muy parecido a cuando el enemigo es el jefe. Cuesta enfrentarlo y comunicarlo. Yo sugeriría pensar a conciencia, si vale la pena permanecer en esa organización.

En el caso de escoger continuar ahí un tiempo, hazlo dándote la oportunidad verdadera, y poniendo realmente de tu parte, o sino no tiene sentido el esfuerzo. Asume que decidiste mantenerte ahí, sabiendo que enfrentarías cosas que te desagradan y no le des protagonismo a lo que te molesta.

>>>>>>>>> ¿Te aportó este artículo?

Compártelo para fomentar una cultura organizacional saludable 🙂

Natalia Espinoza
Especialista en Psicología Positiva, Bienestar y Felicidad Organizacional.

Natalia Espinoza

Natalia Espinoza

Me mueve impactar la vida de cada vez más personas, entregándoles información y herramientas para que autogeneren estados saludables y colaborativos.

Medición Mundial de la Felicidad

Participa En La Investigación Más Grande Del Mundo A Nivel De Felicidad Organizacional. »Ir Ahora Al Estudio.

Explorar más

¿Quiénes somos?

Somos especialistas en la medición de la felicidad organizacional. Conoce más sobre nosotros y nuestros programas educativos.

Diplomado virtual

Deja tus datos para solicitar más información de nuestro diplomado

Únete hoy

Solicita información para inscribirte al programa de Diplomado Online

Únete hoy

Solicita información para inscribirte al programa de Certificación Online