“Como anillo al dedo”: La organización para ti como tú para ella

Compartir este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Así como esta famosa expresión: “Como anillo al dedo”, debe ser el puesto de trabajo para una persona que hace parte de una organización.

Todos tenemos talentos que hemos adquiridos a lo largo de nuestro desarrollo personal y profesional, lo que nos permite tener competencias en ciertas áreas que nos hace sobresaliente. A diferencia de lo que se decía antes, hay más provecho al trabajar en aquellas cosas en las que somos buenos, es decir, en nuestras fortalezas, que desgastarse en las que no somos tan buenos.

Aquello en lo que somos buenos, es lo que nos hace sobresalir en las organizaciones. Para que esto ocurra, las empresas, a través de sus líderes, son las encargadas de buscar a las personas idóneas para los puestos de trabajo, que cumplan con las tareas del cargo, pero, también que las hagan con pasión y gusto sin poner límites para aprender, incluso, dispuestos a aportar para que todos crezcan.

Si una persona fue contratada para hacer algo, pero al tiempo se evidencia que no le gusta lo que hace y, además, no está bien capacitado, con seguridad no va a dar el 100%, su desempeño será cuestionado y no será un elemento de valor en el equipo de trabajo, provocando que se vuelva ineficiente. Esta situación ni tú la quieres vivir ni la empresa contratante tampoco.

De ahí, la importancia de la rigurosidad en los procesos de selección y vinculación para entender muy bien lo que se pretende con la apertura de la vacante y así contratar a alguien que se adapte a la cultura organizacional, al perfil del cargo y al estilo de liderazgo de la persona a quién reportará.

Lo de ajustar una persona al perfil, no sólo se debe hacer con una nueva contratación, sino es algo a lo que se le tiene que prestar especial atención cuando hay ascensos que implican tener personas que liderar.

Cuando las personas adquieren nuevos retos como liderar equipos, se asume que su posición viene con claridad de cómo tratar a las personas a su cargo, de cómo motivarlos, cómo retroalimentarlos efectivamente, y cómo ser una guía dándoles autonomía suficiente para que puedan brillar, pero, en realidad, eso no es así, por eso la importancia de que independientemente del área en la que trabajen, se formen como gerentes de felicidad organizacional y aprendan la mejor manera de liderar a sus equipos, de gerenciar personas.

Ser un gerente de felicidad

En primer lugar, un gerente debe asumir la felicidad organizacional desde los siguientes frentes de los colaboradores: el personal, el familiar y el profesional, para poder ofrecer a los mismos, las condiciones, las herramientas y los procesos enfocados hacia ellos.

Los líderes deben ser conscientes del gran impacto de sus roles y de la gran influencia que tienen en su gente para crear estrategias integrales, tomar decisiones acertadas y dejar trabajar a sus colaboradores.

Un buen líder debe ser un impulsor, una guía y un mentor. En estos tiempos ser un líder tradicional está obsoleto. Nadie quiere trabajar con personas que pueden convertirse en su peor pesadilla por ser un impositivo, que no escucha, que no deja a los demás ser y que le da más importancia a las horas que una persona está sentada que a sus resultados.

Un líder debe ser movilizador e inspirador con su ejemplo y facilitar la gestión del cambio, de esta forma se convierte en el motor de transformación para su entorno. Si esto no ocurre, puede llegar a contagiar de conformismo a los demás y puede tener diferencias con personas que tengan ilusión de superarse y que se sientan estancados.

Como conclusión, las empresas deben trabajar conjunta y continuamente con sus líderes para así hacer todo lo posible porque los colaboradores calcen “como anillo al dedo” a la organización y vibren con la realización de sus funciones en el puesto de trabajo. Estoy a la orden para más información y asesoría.

Artículo publicado en El Canal de los Emprendedores https://www.elcanaldelosemprendedores.net/single-post/la-organizacion-y-tu-mundo-empresarial

Diana Ospina

Diana Ospina

Creadora del modelo de felicidad organizacional BhiPRO (Business Happiness Index Program). TEDX Speaker, Especialista en Gerencia del servicio, comercial y ventas, Doctorado Honoris causa en Gestión Gerencial por la European School of Management, certificada en Neurociencias aplicadas, PNL, Speaker internacional, mentora, coach, conferencista internacional, Points of You®, Líder Yoga de la Risa

Medición Mundial de la Felicidad

Participa En La Investigación Más Grande Del Mundo A Nivel De Felicidad Organizacional. »Ir Ahora Al Estudio.

Explorar más

¿Quiénes somos?

Somos especialistas en la medición de la felicidad organizacional. Conoce más sobre nosotros y nuestros programas educativos.

Diplomado virtual

Deja tus datos para solicitar más información de nuestro diplomado

Únete hoy

Solicita información para inscribirte al programa de Diplomado Online

Únete hoy

Solicita información para inscribirte al programa de Certificación Online